Coches híbridos: ventajas e inconvenientes.

Coches híbridos: ventajas e inconvenientes.

Coches híbridos: ventajas e inconvenientes. El éxito de los coches híbridos hoy en día es un hecho. Prueba de ello es el sector del taxi quienes muestran una enorme flota de vehículos de estas características y no es para menos.

En un principio, los coches eléctricos fueron muy criticados por distintas razones. Los principales motivos eran la falta de autonomía y de potencia.

Coches híbridos: ventajas e inconvenientes.

Sin embargo, parece que los coches híbridos consiguen solventar este talón de Aquiles. ¿El motivo? Muy sencillo. Por un lado, combinan su motor eléctrico con el convencional. De esta forma, ahorran combustible lo cual implica una menor contaminación para el medio ambiente y un ahorro considerable para nuestro bolsillo.

En cualquier caso, vamos a ver con más detalles los pros y contras de este tipo de vehículos.

Coches híbridos

Ventajas

  • Reduce los niveles de contaminación. Por un lado, cuando funcionan con el motor eléctrico son bastante silenciosos. De esta forma, se reduce tanto la contaminación acústica como la emisión de gases nocivos para el medio ambiente.
  • Mayor potencia del motor. Y es que para los recorridos largos donde el motor eléctrico se puede quedar corto esta necesidad se verá perfectamente suplida por el motor de gasolina. Este último le aporta más potencia y autonomía.
  • Tienen un sistema de frenado que al pisar ayuda a capturar toda esa energía para destinarla a recargar la batería del coche. Todo ello le hace sumar puntos como vehículo ecológico.
  • Se trata de coches menos pesados lo cual les permite moverse de forma más ligera y sin gastar tanta energía.
  • Supone un magnífico beneficio para el medio ambiente y ayuda a reducir la huella ecológica.
  • Son más suaves y fáciles de manejar.
  • No necesitan exclusivamente la energía de un cargador. Y es que la combinación de motores le permite una mayor autonomía que los coches eléctricos.
  • En su consumo son más económicos, especialmente si nos movemos más por ciudad que por carretera. El gasto de gasolina es mucho menor.

Inconvenientes

  • Su doble motor conlleva doble peso junto con el de las baterías y doble gasto en caso de averías  reparaciones.
  • Para algunos peatones pueden resultar “excesivamente silenciosos“. Son muchos quienes cruzan si no están mirando y no lo escuchan venir.
  • Las reparaciones son más complicadas y pueden llevar un coste mayor.
  • Su precio de adquisición es más caro que el de los vehículos tradicionales.
  • En caso de accidente, la presencia de sus potentes baterías puede ser letal. Además, son bastante tóxicas para el medio ambiente.

En definitiva, como todo en la vida tiene su lado positivo y negativo. En cualquier caso, es conveniente escoger siempre el tipo de coche en función de nuestras necesidades y el uso que vayamos a hacer de él.


¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.