impresora 3d

Impresora 3D

Impresora 3D es una máquina completamente desconocida para muchos quienes al hablar de impresoras sólo piensan en las de tinta y papel. Sin embargo, está previsto que dentro de unos años se convierta en algo tan imprescindible y cotidiano en nuestros hogares como lo es hoy en día el microhondas. ¿Por qué? Muy sencillo. Su abanico de precios y, sobre todo, sus innumerables funcionalidades, nos van a permitir crear de todo y cuando decimos de todo es DE TODO. Desde comida hasta una pieza del coche que se nos haya roto.

Parece completamente increíble, ¿verdad? Pues es algo totalmente cierto y real. Sigue leyendo y te contamos todas las maravillas de estas máquinas del futuro.

¿Qué es una impresora 3D?

Todo ésto suena muy bonito pero exactamente… ¿Qué es una impresora 3D? Es un dispositivo que, a través del uso de varias tecnologías, consigue crear objetos tridimensionales a través de la adición de material en forma de multitud de capas.

Por ello, como podemos imaginar, uno de los papeles más importantes lo juegan los cartuchos de material. Estos materiales son muy variados en función, evidentemente, del objeto a crear. No vamos a necesitar el mismo cartucho para hacer una hamburguesa que un edificio.

El otro punto fundamental de la impresión 3D lo juegan los archivos. Dichos archivos van a ser los que contengan la información en 3D, es decir, son los que tienen los “planos” para confeccionar el objeto en cuestión. Tenemos 3 formas de obtener estos archivos:

  • Descargarnos la plantilla por internet.
  • Diseñarla nosotros mismos con un programa 3D.
  • Importarlo desde un escaner 3D.

De esta forma, se nos da la opción de ser auto-suficientes cual “Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como”, haciendo nuestros propios diseños 3D. Por otro lado, también podemos descargar la plantilla y hacer el objeto en casa. Por ejemplo, una funda para el móvil podríamos ir directamente a la web de la tienda, descargarla e imprimirla en casa, así de fácil.

Como podéis ver, las posibilidades de la impresora 3D son infinitas además de cómodas.

Impresora 3D precio.

El precio de una impresora 3D va a variar según su funcionalidad. No va a costar lo mismo un dispositivo destinado a la industria que otro solamente de uso doméstico aunque se tiene previsto que sea otro más de tantos aparatos electrónicos que tenemos en casa en nuestra vida diaria. Otro factor a tener en cuenta a la hora de calcular el precio es si tendremos que montarla nosotros mismos o si se vende directamente lista para su uso.

Por tanto, como podemos ver, los precios son muy variables así que vamos a ver de qué rangos exactamente estamos hablando.

En el mercado existen impresoras como la Anyprint. Se trata de un modelo de uso profesional y fabricación “made in China” cuyo precio asciende a 110.000€ (impuestos no incluidos).

Otros modelos más asequibles y “de andar por casa” pueden ser la americana Aluminatus Evo-1, con un precio de 2660 € (impuestos no incluidos) y montada en un 85%, según su fabricante, o la india de uso doméstico Accucraft i 250 por 1.200€ (impuestos no incluidos).

Finalmente, la impresora 3d más económica del mercado puede salir por unos 300€ aproximadamente. Eso sí, debe ser fabricada de forma casera por quienes tengan los conocimientos avanzados o quienes estén dispuestos a montarlas en un 100%.

Impresora 3D beneficios.

Una de sus grandes ventajas es la posibilidad de crear un prototipo del producto en cuestión fácilmente. De esta forma, nos permitirá ahorrar tiempo y esfuerzo en los procesos manuales que se requieren para su elaboración.

Además, supondrá un increíble ahorro de dinero para nosotros como consumidores puesto que se reducen cada vez más los intermediarios entre la fabricación y la adquisición del objeto impreso. Todo ello, va a repercutir también en beneficio para el medio ambiente: menos transporte de mercancías menos impacto ambiental.

Por otro lado, la posibilidad tanto de crear nosotros mismos las plantillas zapatillas.con.impresora-3Dcomo el hecho de poder descargarlas según nuestro criterio nos da la posibilidad de personalización total del producto. Y cuando decimos personalización no nos referimos a elegir un color sino todo: desde los cordones hasta la suela. ¿Una pasada verdad?

Puede que con esta nueva forma de fabricación desparezcan muchos de los trabajos que hasta ahora conocíamos. Sin embargo, se trata de un nuevo mercado que va a requerir personas con una nueva formación para nuevos puestos de trabajo. Por ejemplo, aumentará considerablemente la demanda de diseñadores 3D o los cocineros que dominen también estos dispositivos.

ortopedia con impresora 3DEn el mundo de la ortopedia se tiene previsto un gran impacto gracias a la impresión 3D. Una de las principales ventajas en este campo es que, al abaratar costes, las prótesis impresas en 3D van a tener un precio más asequible y dejarán de ser para muchos un producto de lujo.

¿Algo más que nos puedan aportar?

Sí, sin duda. La medicina es otro de los sectores que se va a ver muy beneficiado. Ya no sólo por el hecho de que una impresora 3D da la posibilidad de crear prototipos de tamaño real con los que practicar y mejorar determinadas operaciones más delicadas sino por la bioimpresión. ¿En qué consiste este novedoso concepto? En imprimir órganos humanos que puedan servir para ser transplantados, sin necesidad de tener que esperar una donación. Ésta es sin duda una de las aportaciones más grandes que pueden hacer este tipo de dispositivos aunque aún queda mucha labor de investigación pero es un objetivo a medio-corto plazo.

Por último, mencionar también la gran labor que se está desarrollando con estas máquinas en el ámbito de la educación. Tanto es así que algunos colegios ya incorporan alguna que otra impresora 3D con la que pueden aprender sus alumnos y algunos niños de tan sólo 12 años ya han creado sus primeras piezas 3D. ¡Y ésto es sólo el principio!

Puntos importantes a la hora de adquirir una impresora 3D.

A la hora de adquirir una de estas impresoras es necesario tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Si viene montada o es necesario montarla. Ésto va a suponer una diferencia no sólo de esfuerzo sino de precio de la impresora 3D. Tanto es así que podemos encontrar impresoras de 1.000 ó 2.000€ ya montadas y listas para funcionar como otras de 300€ por el simple hecho de no estar montadas. Sin embargo, en el caso de estas últimas es necesario tener unos mínimos conocimientos, tanto para montarlas como para usarlas.
  • Uso. Es uno de los puntos que debemos tener claro: Su finalidad. Evidentemente, no es lo mismo una impresora 3D de uso doméstico que industrial y, por supuesto, no va a costar lo mismo así que es un punto importante a tener en cuenta.
  • Troquelado. Los objetos recién acabados lo hacen a unas temperaturas muy altas y se quedan pegados a la base. Sin embargo, no vamos a tener de qué preocuparnos gracias al troquelado que nos va a facilitar el poder despegarlo dejando la pieza intacta.
  • Ruido. Es necesario saber qué nivel de ruido tiene el dispositivo en funcionamiento debido a que la mayoría pueden tardar incluso horas en elaborar un objeto lo cual puede puede resultar muy molesto.
  • Materiales. El fabricante deberá informarnos de algunos usos y toxicidades de los materiales. Por ejemplo, a la hora de hacer un plato en el que colocaremos comida. Probablemente sabremos de antemano que el material no sea tóxico pero, ¿resiste altas temperaturas como la del microhondas?
  • Tiempos. Es necesario tener en cuenta los tiempos de elaboración de cada pieza ya que algunas pueden tardanr incluso horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.