Purificador de aire

Purificador de aire

Purificador de aire. Diariamente recibimos noticias sobre los altos niveles de contaminación, especialmente en las ciudades. Poco a poco se está intentando dañar menos la capa de ozono a través del fomento de transportes más respetuosos con el medio ambiente como la bicicleta pero… ¿Es suficiente?

Purificador de aire

Es cierto que todavía nos queda mucho por avanzar pero las primeras medidas ya se están tomando. No obstante, nosotros podemos controlar mucho mejor la calidad del aire que respiramos haciéndolo hasta un 99,97% más puro. ¿Cómo? Gracias a los purificadores de aire.

¿Qué es un purificador de aire?

Como su propio nombre indica, estos dispositivos sirven para limpiar el aire que respiramos a través de un complejo y eficiente sistema de filtrado.

Dicho sistema consta de hasta cuatro filtros diferentes. Cada uno de ellos ejercen una función distinta para atrapar partículas de mayor a menor tamaño, pudiendo llegar hasta las 0,1 micras.

Los filtros de estos dispositivos son tan potentes que también tienen la capacidad de reducir olores. De esta forma, consiguen reducir la contaminación del ambiente de nuestro entorno hasta en un 99,97% y, por otro lado, lo hace mucho más agradable en caso de que se trate de zonas con malos olores.

¿Para qué sirve un purificador de aire?

Como hemos dicho, los purificadores de aire limpian el ambiente con una enorme eficacia. Ésto puede resulta especialmente beneficioso para personas que padecen asma quienes pueden ver notablemente aliviados sus síntomas. También es recomendable para los alérgicos en épocas señaladas como la primavera.

No obstante, su uso mejora la calidad de vida de cualquiera que desee depurar el aire de su entorno. Debemos tener en cuenta que más del 70% de  nuestro tiempo diario transcurre en casa y en el trabajo. Por este motivo, aunque no seamos capaces de controlar las partículas contaminantes de nuestra ciudad, podemos mejorar el aire de nuestros espacios cotidianos a través de los purificadores de aire domésticos.

Un ejemplo puede ser la habitación. En ella pasamos varias horas al día durmiendo. ¿Imaginas el beneficio que puede suponer respirar un aire más puro de forma diaria durante tanto tiempo seguido?

Tipos de purificadores de aire

Existen diversos tipos. Su clasificación se basa principalmente en su sistema de absorción de las moléculas y filtrado. Los más conocidos son los filtros HEPA capaces de atrapar las partículas más pequeñas a través del minúsculo espacio que queda entre sus mallas.

Otro ejemplo son los filtros de carbón activado cuya función específica es también la de erradicar olores. Son también muy utilizados para los purificadores de agua.

Por otro lado, algunos de ellos son complementados con luces ultravioletas cuyo uso permite la eliminación de bacterias. De esta forma, se consigue una eficacia completamente optimizada 🙂


¡Compártelo!